Filemón y Baucis: Entre lo complejo y lo sencillo

Por Vicente José Cociña, dibujante y escritor

11 Diciembre 2015

Filemón y Baucis, escrito e ilustrado por Lemniscates, es un libro que genera una curiosa sensación de tranquilidad e inquietud. Y no es extraño que esto suceda, puesto que sus dos componentes principales, imagen y texto, están perfectamente relacionados, tanto en forma como en contenido, pero sobre todo, porque todo lo que en este libro se encuentra es sencillo y complejo a la vez.

La historia, basada en uno de los relatos del libro Las Metamorfosis, de Ovidio, nos cuenta cómo Filemón y Baucis, un par de ancianos que viven entre dos grandes montañas, acogen a un caminante que no ha recibido cobijo en ninguna de las casas del pueblo. De manera desinteresada y hospitalaria, lo invitan a entrar en su hogar. De ahí en adelante la historia continúa, pero siempre conserva una atención especial a los hechos cotidianos y las acciones sencillas, por más fantásticas e increíbles que puedan ser las cosas que acontecen alrededor. En lo cotidiano sucede lo extraordinario y viceversa, y eso es lo bello de este libro: la bondad, el amor, la naturaleza, van hilvanando cada uno de los elementos que construyen esta historia.

Las ilustraciones, realizadas con linóleo en blanco y negro, generan la misma dualidad entre lo complejo y lo sencillo. Son tremendamente simples a primera vista, pero contienen un trasfondo, tanto técnico como narrativo, que carga y enriquece todas las escenas. El color rojo que aparece en cada una de las ilustraciones destaca uno o dos objetos, y así refuerza la misma idea, pues nunca el color está en el objeto, personaje o acción principal, si no que guía la vista a lo que pareciera ser intrascendente: una manzana, una maceta, un paño de cocina, un vestido colgado en el tendedero.

Filemón y Baucis nos habla de cómo los gestos más simples y las acciones más sencillas le dan sentido a la vida de estos personajes, y cómo es también a través de ellos que logran trascender. Su humanidad los conecta de tal forma con los otros y con la naturaleza, que terminan siendo naturaleza, aun cuando supuestamente sea la magia, lo sobre-natural, lo que los lleve hasta allí. Tal y como el escritor Raymond Carver concluye en uno de sus más bellos poemas: “Nada es tan sencillo. Es así de sencillo”.

Relacionados

VER TODOS

Contar mariposas

9 Junio 2022

Por Claudio Aguilera, autor de "9 kilómetros"
LEER MÁS

Charles Darwin o cómo ilustrar una teoría revolucionaria

22 Marzo 2022

Por Pablo Álvarez, editor de Ekaré Sur
LEER MÁS

Mucho mucho: Arrumacos con ritmo caribeño

2 Septiembre 2021

Por Astrid Donoso, periodista y mediadora de la lectura
LEER MÁS

Antes que se le vuele el aire

12 Abril 2021

Por Rafael Rubio, poeta
LEER MÁS

¿Cómo contener las ganas de subir la colina?

9 Abril 2021

Por Luz Yennifer Reyes, máster en libros y literatura infantil y juvenil, y especialista en fomento lector
LEER MÁS

Avanzar

15 Marzo 2021

Por Claudio Aravena Gatica, profesor y mediador de la lectura
LEER MÁS

Suscríbete para recibir todas nuestras novedades

ENVIAR

CESTA DE COMPRAS

HAY ARTÍCULOS EN TU CESTA DE COMPRAS