Adolfo Córdova en Ekaré Sur

4 Junio, 2016 Published by

Supe que estaba enamorado porque comencé a escribir.

Ana, Ana, Ana.

En una esquina del pizarrón, chiquitito, Ana. Con tinta azul, en mi mano sudada, Ana. En la corteza de un árbol, con la navaja de mi papá, Ana.

De todos los tamaños: ANA, Ana, ana, Ana.

Ana fosforescente, Ana con acuarelas, Ana con lápiz para borrarla y escribirla y borrarla y escribirla, y borrarla y escribir Ana otra vez.

Julián está enamorado, y vaya que lo está: tiene a Ana, una niña que está un curso más arriba que él en el colegio, metida hasta el fondo en su cabeza y en su corazón. El único problema es que ella ni siquiera sabe que él existe. ¿O sí?

Para la niña detrás del árbol es el primer libro del mexicano Adolfo Córdova, periodista, promotor de lectura y autor del blog de literatura infantil y juvenil Linternas y bosques, un sitio especializado que en poco más de dos años se ha transformado en un referente de la escena LIJ gracias a sus interesantes artículos, reseñas, entrevistas y perfiles a autores e ilustradores.

Para la niña detrás del árbol

Conversamos con Adolfo sobre su libro, ilustrado por Carmen Segovia, publicado en México por Pearson y disponible en Chile en la librería de Ekaré Sur.

Has dicho que Para la niña detrás del árbol está basado en muchos momentos de tu infancia y de tu vida actual. ¿Cómo nació este libro? ¿Eres un romántico empedernido?

¡Sí! Desde los 12 años les escribía poemas a novias imaginarias. Julián no es mi copia fiel, pero sí tiene mucho de mí, de mis recuerdos de infancia y de mi relación actual de pareja. Empecé a escribir los cuentos que hay dentro de la novela hace seis años para conquistar a mi entonces novia, hoy esposa (¡el método funciona!). Un par de años después me pareció que podía juntar todos los cuentos y armar una novela sobre la vida y los motivos del personaje que los escribía. Quería que fuera un niño, no un bigotón como yo, así que recordé muchas cosas de mi infancia y las mezclé con la vida de mi sobrino Cóbari, que en ese entonces tenía 10 años y ya iba descubriendo las maravillas y los sufrimientos del amor (tuve largas pláticas con él y entrevisté, además, a muchos otros niños y niñas). Fue un proceso muy bonito porque Cóbari fue creciendo. Cuando terminé, él tenía 12 y ya había dado su primer beso (sin lengua, me aclaró). Yo lo llamaba para pedirle detalles de todo y tomaba nota. Por otro lado, este es mi primer libro, también el de Julián. Mis dudas y alegrías sobre la escritura son las mismas de él. Así que sí, quien lo lea me leerá de principio a fin.

Con toda la dificultad de opinar sobre la propia obra: ¿A quién se lo recomendarías?

A cualquier niño, niña o joven enamorado que quiera sentirse más enamorado o resolver un problema amoroso grave. Bienvenidos los no correspondidos, rechazados o “demasiado amigos” de la persona que les gusta. ¡No están solos! ¡Hay esperanza! Su desgracia podría tener remedio, Julián les compartirá un método de conquista que quizá les funcione.

En particular lo recomendaría a niños que quieran leer algo romántico, porque enamorarse y leer historias de amor no es exclusivo de niñas. Aquí encontrarán, además de la curiosidad de dar el primer beso, recreos interminables, jardines prehistóricos, pirañas-cuervo y hasta superpoderes (medio inútiles). Y por último, si están enamorados y les gusta escribir, ya está, bienvenidos al club, Julián se la pasa inventando historias y les dará algunas ideas para compensar su injusta realidad con la generosa ficción.

¿Tienes más proyectos literarios entre manos?

Sí. El año pasado gané el Premio Nacional Bellas Artes de Cuento Infantil con un libro titulado El dragón blanco y otros personajes olvidados y en unos meses lo publicará el FCE con ilustraciones de Riki Blanco. Además (tengo un amigo chamán al que le pedí un poco de suerte y creo que se le pasó la mano), este año gané la Primera Mención del Premio Internacional de Literatura “Sor Juana Inés de la Cruz” en la categoría de poesía para niños con un poemario llamado Homshuk, niño y dios terrible y todo parece indicar que ese libro saldrá también. Estoy terminando de corregir estos textos y empezando a trabajar en un libro sobre unas piñatas vengadoras que saldrá en 2017. Me esperan horas y horas de diversión y encierro.